PorArmando Custodio Wouriyu Valbuena*

Los  pueblos ancestrales, campesinos y colombianos amantes del vivir en paz y armonía, con alto espíritu de resistencia y una vasta experiencia de 300 años de guerra, dominio, explotación y despojo del imperio Español y dos siglos de corrupción republicana sin clara interpretación del pensamiento liberal francés, inglés o estadinense, un desorden  implacable para entregar nuestros bienes al capital privado nacional e internacional.

 

En 1832 estas cosas sucedían en la  Nueva granada de Francisco de Paula Santander: “La defraudación al fisco nacional estaba asistida por un ejercicio político enmarcado entre burocracia y nepotismo, la repartición de los cargos públicos a los amigos y parientes más cercanos se convirtió en el método ideal para sostener las decisiones de “grupo” –familiar o social–, que estaban, por supuesto, alejadas de las necesidades y beneficios del Estado y de la totalidad de los gobernados:

“Para el numeroso enjambre de pretendientes que circunda al Gobierno, no se llama gobernar sino el repartir empleos, y gobernar bien darle a cada cual el empleo que solicita. Poco o nada importa que la República marche en orden, que se respeten las leyes, que se castigue a los delincuentes, que se disfrute de reposo, y que se vean algunas mejoras en los diversos ramos de la administración, si cada pretendiente no consigue el empleo a que aspira, todo va mal, el Estado se pierde, el Gobierno es un arbitrario, y la libertad e independencia corren inminente peligro (El Cachaco de Bogotá, 1 de agosto de 1833)”

La constante republicana es corrupción, se destaca el soborno a los  representantes del Estado que colaboraron con la separación del territorio nacional de Panamá en 1903,  o el presidente Rafael  Reyes, quien entregó  territorios petroleros  de Barrancabermeja a Roberto Mares, su ahijado de matrimonio.

Corrupción en el uso del gasto público es para el fortalecimiento de los intereses particulares por parte de los funcionarios públicos en las tres ramas del poder: ejecutivo, legislativo y judicial;  es constante, y ha “enriquecido” la cultura popular quien ve las cosas como algo normal y no acciona el uso de la razón en sus deberes democráticos de participación electoral.

En este sistema de corrupción, los pueblos indígenas hemos perdido nuestros territorios, los afros el Goce efectivo de los Derechos Civiles  y  a los campesinos no se les permite los títulos de propiedad y  todos los colombianos tributarios  excluidos por una elite muy rapaz y devoradora que vive de la corruptela y el goce de los bienes robados a las masas populares.

Los acuerdos de La Habana dejan claro algunas particularidades: cuando las farc ep, iniciaron la lucha en contra del latifundio ellos (los latifundistas) solo tenían cinco millones de hectáreas, hoy después de firmado la dejación de las armas hay 2362 personas que poseen 45.000.000 de hectáreas, las farc ep., perdieron la batalla por la vía armada y eso causa un efecto de reflexión en los propietarios ancestrales y de posesión de aquellos que enarbolan su combativa expresión: La tierra pá quien la trabaje, por lo tanto debemos reorganizar nuestro quehacer y defender lo que tenemos ante las arremetidas claras y concretas del gobierno para detener nuestros sueños libertarios.

En 1996 nos tomamos la Conferencia Episcopal Colombiana y creamos la  Mesa Permanente de Concertación, la Mesa Nacional de Territorios y la Mesa Nacional de Derechos Humanos en el marco del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT; en el 2004  iniciamos las consultas contra los Tratados de Libre Comercio en el norte del cauca, hoy se reflejan los resultados en las consultas populares que están diciéndole al gobierno, multinacionales y a todos los colombianos que hay otras formas del ejercicio de la democracia y más cuando apenas comienza la dejación de las armas para la paz social.

Ante todos los avances para la construcción de la paz social, este gobierno pretende arrebatarnos lo que tenemos en el uso y goce de nuestros derechos, y en vez de acercarse al pueblo para buscar una salida democrática y participativa arremete con salidas no adecuadas para la paz, pretende limitar el ejercicio de la Consulta Previa, libre e informada y las consultas populares para resolver la situación fiscal y económica, sin resolver la corrupción.

La corrupción de acuerdo a la Contraloría General de La República son 50 billones, y para la procuraduría 38 billones de pesos, mientras que la reforma tributaria fue para obtener 17 billones, y cubrir un “hueco” de 30 billones, en este gobierno de Santos van 7 reformas tributarias, sin resolver la corrupción cuya cifra es bastante alta, por lo tanto no hay recursos para el post-acuerdo entre las Farc E.P. y el gobierno nacional.

Este gobierno no tiene la intención de cumplir los más de 500 compromisos plasmados en el Acuerdo Final de la Habana, mucho menos la aplicabilidad del Capítulo Étnico en el Plan Marco, de allí que sus propuestas no tengan INDICADORES de cumplimiento.

Es necesario que los Pueblos ancestrales Indígenas, afros y Campesinos  reconsideremos nuestro accionar para el Goce Efectivo de los Derechos Civiles y políticos, de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales, mediante la movilización para proteger nuestros territorios y no permitir que las 45 millones de hectáreas se amplíen más como es la pretensión de los 2362 personas propietarias de esas tierras.

Hoy se vive un proceso de dejación de armas y crece el asesinato selectivo de líderes sociales, aumenta el paramilitarismo, se hace visible la corrupción y el gobierno solo pretende resolver su crisis económica atacando la consulta previa, libre e informada y las consultas populares para entregar los hidrocarburos, la minería, agroindustria y las aguas al capital privado internacional.

Hermanos de los pueblos indígenas, afros y campesinos escuchémonos, entendámonos para armonizar nuestro accionar y poder sostener lo poco que tenemos con el apoyo de todos los sectores populares y enfrentar toda la arremetida de este gobierno corrupto e incumplidor de su palabra escrita.

*Coordinador de economía solidaria de la CAOI.

Presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC. 1999-2003.

Maestro de Sabiduría - Unesco 2009.

Asociación de Jefes familiares de la Zona Norte Wayuu Araurayu.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar