Actualidad Étnica, Bogotá, 29/06/2007. Luis Evelis Andrade es un indígena embera que conoce las necesidades de su pueblo, su amplia visión acerca de los problemas que aquejan a los pueblos indígenas y de la realidad nacional, le permiten hablar con pleno conocimiento de causa. Andrade hizo un amplio análisis sobre los aspectos que rodearon el tramite del proyecto de Ley de Estatuto de Desarrollo Rural, analizó las posibilidades que le restan al movimiento indigena para revertir esta norma e hizo un llamado a la movilización nacional del movimiento indígena, al tiempo que instó al gobierno a no sancionar esta ley regresiva y cumplir los acuerdos pactados.  

                                     

Ismael Paredes (IP) ¿Cuál es el impacto del Estatuto de Desarrollo Rural para los pueblos indígenas?

 

Luis Evelis Andrade (LEA) Me parece una estocada mortal para los pueblos indígenas en cuanto cierra las posibilidades de avanzar en la materialización de los derechos territoriales. De otra parte pone en riesgo la seguridad de los territorios indígenas que no se han saneado vulnerando el reconocimiento de los territorios ancestrales que han sido reconocidos como resguardos. Eso va a posibilitar la invasión de colonos, la penetración violenta de algunas personas a la extracción de recursos naturales, pensamos que nos pone al borde de un conflicto en algunos casos interétnicos por el territorio que nos pertenece.

 

IP: Literalmente quedan ustedes sin armas legales para la constitución de resguardos

 

LEA: Sí, sobre todo los pueblos indígenas del Pacífico porque  la ley plantea un parágrafo que dice que no procederá titulación, constitución,  ampliación ni saneamiento de resguardos en los territorios que señala el articulo 2 de la ley 70; se refiere a todo el Pacifico y otros territorios similares donde hay comunidades negras. Nos parece grave eso porque nosotros nunca hemos reclamado derechos sobre territorios de comunidades afros; tal vez en tiempos anteriores por la legislación se crearon resguardos con personas afros dentro de los territorios indígenas, pero eso se superó con la ley 70 que planteó el derecho de cada uno y planteó unos procedimientos de como avanzar en la titulación y el reconocimiento del derecho de comunidades indígenas.

 

Se plantearon procesos de concertación para que amigablemente afros e indígenas definieran los límites para proceder a la materialización de esos derechos territoriales. Esto lleva a que algunos lean a los indígenas como que somos los enemigos y que los derechos que tenemos nosotros ancestralmente, milenariamente por haber habitado esos territorios se nieguen totalmente con una ley como esta que nos parece más violenta que la acción de cualquier grupo armado porque al no garantizar la territorialidad para los indígenas está poniendo en riesgo la vida y la supervivencia cultural de nuestros pueblos.

 

IP. Es en este aspecto donde sienten ustedes que esta  ley lesiona la autonomía de los pueblos indígenas

 

LEA. Sí, pero además  de eso plantea que los resguardos se crearan siempre y cuando estén sujetos a las prioridades de los planes de ordenamiento territorial y si están sujetos también a los intereses de desarrollo. ¿Qué va a pasar? Los municipios lo van a decir, seguramente, por la actitud racista que existe a nivel regional y local es que allí van a existir obras que por el ordenamiento territorial no será posible la constitución de resguardos. Realmente para nosotros es grave  porque hay un desconocimiento de la autonomía, de la historia y de los derechos que los pueblos indígenas tienen.

 

IP. Hay otro campo específico en el cual el Estatuto agrede la autonomía indígena.

 

LEA. Creo que son dos campos específicos y fundamentales en los cuales la Ley de Desarrollo Rural golpea nuestra autonomía, uno quitarnos la posibilidad de definir cuáles son las prioridades de desarrollo de acuerdo a nuestros planes de vida, por otro lado nos deja sin opción de definir claramente  cuál es nuestro propio Plan de Ordenamiento Territorial. Además plantea que los resguardos  deben estar sujetos al interés común, no lo dice expresamente pero aluce claramente a ello de alguna manera  y  eso conlleva a que se desconozcan nuestros derechos porque siempre nos leen como unas minorías.

 

IP. Hablando de desarrollo cuál es el punto de quiebre entre la incorporación que hace el gobierno de los planes de vida y el concepto indígena de desarrollo

 

LEA. Mira los planes de vida de nuestros pueblos se deben hacer desde una visión indígena, no desde la visión del Estado. Entonces lo que pasa es que la ley los incorpora  como una manera de decir que efectivamente se está teniendo en cuenta a los indígenas, pero como aquí se ha dicho que el Estado y sus  gobiernos no están actuando en derecho, sino de hecho, entonces van a plantear planes de vida asimilándolos a planes de desarrollo que muchas veces va en contravía por su concepción y su práctica  de los derechos colectivos, territoriales y ambientales que no sólo le compete a los pueblos indígenas defender, sino a toda la población colombiana.

 

IP: Qué mecanismos, entonces, revindican o reclaman  los pueblos indígenas para el saneamiento y tituación de resguardos

 

LEA. Nosotros lo que pedimos es que se apliquen las leyes que han estado vigentes hasta ahora, porque una ley no puede ser regresiva tal como esta planteado en el estatuto. Vamos a proyectar las movilizaciones necesarias, vamos a solicitar  que el gobierno nacional objete esa ley y sino la objeta vamos a demandarla tan pronto la sancione. De ser sancionada por el presidente entablaremos una demanda ante La Corte Constitucional para que revise y esperamos que ella en su sabiduría sepa que aquí se trata es de materializar los derechos de los pueblos indígenas y no de desconocerlos y afectarlos.

 

IP. Cree que el gobierno si va a objetar esta ley o la va a sancionar tal como está 

 

LEA: Tenemos muchas dudas que la objete porque la Ley de Desarrollo Rural no es más que una ley para adecuar las condiciones para la ejecución y puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Aquí hay en juego unos intereses de algunos sectores económicos, intereses internacionales; entonces va a ser muy difícil que el gobierno colombiano la objete. Esperamos que haya sensatez  de parte del gobierno y que los asesores y abogados presidenciales le ayuden a entender al gobierno que se está retrocediendo y que hay muchos problemas por resolver. De no resolver tales problemas y sí no se garantizan nuestros derechos como pueblos indígenas el gobierno nos está lanzando a un conflicto mucho más complejo y así es imposible conseguir la paz.

 

IP. Qué estrategias van a implementar los pueblos indígenas para lograr de manera definitiva la implementación de las Entidades Territoriales Indígenas (ETIS)

 

LEA. Nosotros seguimos planteando nuestra propuesta, vamos a hablar con el Congreso, vamos a participar en los distintos escenarios donde se vaya a discutir este tema, planteamos la posibilidad que la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo coadyuven a elaborar una propuesta de ley que permita materializar este derecho que hemos esperado durante muchos años a partir de la Constitución del 91, esperamos que haya voluntad política en el Congreso y en el Gobierno. Sin embargo no podemos dejar de ser un poco pesimistas porque ya se han presentado por lo menos ocho proyectos al congreso y todas se han hundido u  archivado a falta de voluntad política para reconocer la autonomía de nuestros pueblos. Muchos políticos tienen miedo de perder el control político sobre sus regiones porque los indígenas serian entidades independientes y tendrían sus propios representantes. Algunos tienen miedo también en los municipios porque esto significaría perdida de recursos económicos de los que la nación les transfiere a las regiones.

 

Vamos a seguir insistiendo a ver que se puede avanzar. Queremos es que se reglamente de acuerdo a las normas constitucionales porque ya los territorios indígenas están reconocidos por la Constitución Nacional como Entes Territoriales, pero el gobierno se inventa un poco de leyes y argumentos para desconocer nuestros resguardos como Entes Territoriales y que como tal debe tratárseles.

 

IP. Usted como presidente de la ONIC ha trabajado incansablemente, y eso lo reconocen muchos indígenas,  para que el estatuto fuera aprobado de la mejor manera, pero no cree que falto más esfuerzo del movimiento indígena para impedir la aprobación de dicha ley, cree que hubo cosas que se pudieron haber hecho y no se hicieron.

 

LEA. Sí, yo diría que faltó más movilización. Está demostrado que los indígenas no hemos logrado en este país las cosas que hoy tenemos por simple negociación, sentándonos a al mesa, de lo contrario los logros se han visto después de fuertes movilizaciones y sí, creo que en ese aspecto hemos estado un poco dormidos. En este sentido hago un llamado a las regionales para que nos movilicemos. Las mesas de negociación no nos han dado resultados, mira llevamos más de diez sentándonos a la mesa y siempre el gobierno se compromete y no cumple.

 

Otras veces como ocurrió el año pasado con la Mesa de Territorio, Comisión Nacional de Territorio, fuimos muy formalmente a exigirle al gobierno cumplimiento en los mínimos acuerdos y lo que nos dijeron en el Ministerio de Agricultura  fue que esos acuerdos no eran vinculantes. Eso nos indica que el gobierno establece estos mecanismos y los convoca pero por puros formalismos y salvaguardar su propia imagen nacional e internacionalmente, para que digan que el gobierno si se está reuniendo con los indígenas. Lo cierto es que cuando vamos a ver nos damos cuenta que no está cumpliendo nada, de lo contrario se está retrocediendo al fomentar políticas regresivas y leyes lesivas a los derechos ya reconocidos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar