¡Hermanos de etnia!

Qué bueno, que al menos una parte de la sociedad colombiana le dedique un  poco de su sagrado tiempo a estos temas de interés para los pueblos indígenas y gracias a la resistencia del pueblo nasa, pueblo golpeado por el flagelo de la guerra interna que vive nuestra patria!

Vuelven a ser noticias los hechos  lamentables ocurridos en territorio del pueblo  nasa. Si, ese departamento del Cauca, donde perviven la gran nación nasa y guambia entre otros.

Si, ese Departamento donde todos los actores del conflicto, sin excepción alguna tuvierony tienen asiento,  y que a su paso solo han hecho  daño, siendo los más afectados los más débiles, los indígenas y los campesinos.

Hostigamientos, combates, masacres, asesinatos, secuestros y reclutamiento forzado son el pan de cada día. Nuevamente ahí el “indio” en medio de esa guerra que no es la suya. Pues es impuesta,  llevada y ajena a su voluntad y al querer de los pueblos.

Tal vez la misma situación compleja que viven, los han llevado a ser más fuertes y resistentes a esa  maldita guerra. Mientras los gobernantes y líderes políticos discuten si hay conflicto interno o no, los muertos los ponen los indígenas.

Mientras los indígenas se organizan y reclaman su autonomía territorial, cultural y reivindican los aspectos trascendentales en lo económico, político y social; el Estado los tilda de terroristas o colaboradores de la guerrilla; los paramilitares casándolos y masacrándolos y la guerrilla los declara objetivo militar. Para los indígenas, ¿en qué se diferencian unos y otros? La respuesta pareciera que es una, en nada: todos contra uno “el Indígena”.

No de otra manera se puede entender cómo el estado libra 200 órdenes de captura contra los indígenas del Cauca en el gobierno de ALVARO URIBE VELEZ ¿cómo entender de otra manera la captura de los soldados por la guardia indígena en flagrancia?; ¿cómo no entender esa alianza entre el ejército y los paramilitares?; no de otra manera se debe entender a la guerrilla que recluta forzosamente a menores de edad indígenas, poniéndolos en contra de su misma etnia, en contra de su mismo pueblo. La responsabilidad  que le cabe a las FARC –EP ejercito del pueblo (¿) es grande.

Finalmente, los indígenas lo único que reclaman son las garantías que debe brindarle el Estado para ejercer sus derechos: su propio plan de vida, su control territorial, autonomía política, económica y social y como si fuera poco, reclaman el derecho a aplicar la justicia propia, en virtud del pluralismo jurídico y la Jurisdicción Especial Indígena, derecho de rango constitucional.

Esto es lo que explica lo sucedido esta semana en el Departamento del Cauca. 60 años, 40 años de condena y los “latigazos” a los menores indígenas guerrilleros.

Los indígenas han declarado su territorio como territorio de paz. ¿Entonces, que tienen que estar haciendo los actores del conflicto armado en territorio de paz indígena? Su sola presencia que implica reclutamiento, hostigamiento, combates, desplazamiento, masacre y asesinato; Tan lesivo como sus armas, lo sol el utilizar los territorios indígenas para la ubicación y distribución de propaganda alusiva a la guerra.

Claro que la Jurisdicción Indígena puede conocer y juzgar un delito tan complejo en todas las  sociedades como es el delito contra la integridad física, el homicidio. Y también lo puede hacer contra el terrorismo como delito político, que es el que ejercen los actores dela guerra en sus territorios,  así su trascendencia e impacto sea nacional e internacional.

El juicio de la justicia indígena, reconocido por muchos, criticado por unos pocos, sólo omitió abordar el tema de la responsabilidad de la cúpula de las FARC – por reclutamiento forzado de menores indígenas.

En mi humilde opinión, esto constituye, además de la violación de los derechos humanos de los pueblos indígenas, un delito de lesa humanidad.  Pues reclutar a menores indígenas y ponerlos al servicio de la guerra y muy especialmente en contra de su propia etnia y causarle muerte, es una verdadera política de exterminio y por ende, es un delito de genocidio  y etnocidio.

Con  mi acostumbrado respeto, cariño y aprecio de hermano!

Frb

14-11-14

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar