horacio-duque

Horacio Duque.

La paz se torna en algo tangible para las comunidades agrarias de Palmira, Valle del Cauca.

 

Se organizan y promueven Aldeas integrales para la paz en el Corregimiento de Potrerillo, con el fin de materializar los acuerdos agrarios y democráticos de la Mesa de diálogos de paz de La Habana.

Las veredas de localización y los campamentos de ubicación de los integrantes de las Farc, deben ser puntos de movilización popular, campesina, indígena y afro.

Cerca de 400 familias campesinas, indígenas y afros, del Corregimiento de Potrerillo, en el municipio de Palmira (Valle del Cauca), han realizado el sábado 13 de agosto del 2016, una concurrida asamblea para presentar un proyecto de Aldea Integral para la paz.

El propósito de dicho plan comunitario es organizar un modelo de aldea comunitaria en los términos de la seguridad alimentaria, productiva, de la paz, la convivencia y el ejercicio pleno de los derechos fundamentales como el de la vivienda, el trabajo, la educación, la salud, los de las mujeres, los LGTBI, los indígenas, afros y otras comunidades afectadas por la discriminación y exclusión.

Todo ello se da en el marco del proceso de paz que adelanta el gobierno del Presidente Santos con las Farc, en la Mesa de diálogos de La Habana, específicamente en lo relacionado con el Desarrollo Rural Integral, el acceso a la tierra y el derecho a la vivienda y la seguridad alimentaria. Igualmente en lo atiente a la democracia ampliada, la participación y los derechos políticos democráticos.

El Corregimiento de Potrerillo se encuentra localizado al oriente del municipio de  Palmira, que cuenta con más de 320 mil habitantes, en la región sur del departamento del Valle del Cauca.

Dicha Aldea Integral para la paz se convierte en un punto de referencia y en un modelo para los esquemas de organización comunitaria ubicados en las proximidades de las 23 zonas veredales y los 8 campamentos en los que se localizaran los integrantes de las Farc en su transición a la movilización política que incluye la dejación de las armas.

Los puntos de concentración estarán ubicados en 12 departamentos, entre los que se encuentran Cesar, Norte de Santander, Antioquia, Tolima, Cauca, Nariño, Putumayo, Caquetá, Arauca, Meta, Vichada y Guaviare.

Los municipios en los que se establecerán son: La Paz (Cesar), Tibú (Norte de Santander), Remedios (Antioquia), Ituango (Antioquia), Dabeiba (Antioquia), Planadas (Tolima), Villarica (Tolima), Buenos Aires (Cauca), Caldono (Cauca), Policarpa (Nariño), Tumaco (Nariño), Puerto Asís (Putumayo), Montañita (Caquetá), Cartagena del Chairá (Caquetá), Arauquita (Arauca), Tame (Arauca), Macarena (Meta), Mapiripán (Meta), Mesetas (Meta), Vistahermosa (Meta), Cumaribo (Vichada), San José del Guaviare (este) y San José del Guaviare (oeste).

Los ocho campamentos son los siguientes:

La Guajira: Fonseca

Antioquia: Vigía del Fuerte

Chocó: Riosucio

Córdoba: Tierralta

Cauca: Corinto 

Caquetá: San Vicente 

Meta: Losada y Macarena 

Guainía: Puerto Colombia

Se trata de la nueva geografía de la paz que surge con el fin de la guerra en la que lo fundamental es la construcción de un nuevo campo político y social en que prevalecerán los derechos de los campesinos y las comunidades de base de la nación.

En Cali, Jamundí y los municipios del Norte del Cauca, avanzan procesos de articulación de cientos de familias que se proponen regresar al campo para trasformar el agro que fue azotado por la violencia de los grupos terroristas del paramilitarismo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar