Otro elemento que muestra la desatención de los sucesivos gobiernos centrales a las necesidades culturales y sociales del pueblo raizal se centra en la parte de etnoeducación.

A pesar de que la Constitución del 91 y el Ministerio de Educación Nacional promuevan el concepto de etnoeducación no sólo como una conquista de las minorías étnicas, sino también como una política de Estado para con los pueblos indígena, room, afrocolombiano y raizal, la verdad es que, en el caso de los raizales la etnoeducación ha sido letra muerta.

La realidad muestra que en las escuelas y colegios se imparten los contenidos en idioma español, en detrimento del desarrollo de su propia lengua. El inglés se da como lengua extranjera, sin considerar que en el archipiélago no lo es. La promoción de la lengua propia, las tradiciones socioculturales son prácticamente inexistentes en los currículos educativos.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar