SIEC. Actualidad Étnica, Bogotá, 17/01/2007. El 22 de Diciembre de 2007, el periódico El Espectador publicó un polémico articulo titulado ‘Rastreo a protestas raizales' donde se acusa al movimiento Archipiélago Movement for Ethnic Native Self-Determination (AMEN-SD) de recibir dineros del narcotráfico. En el polémico artículo se hacen acusaciones directas al movimiento de tener relaciones financieras con ‘Los Mellos', una familia que ejerce el trafico de estupefacientes en la Isla.

 

De igual forma el artículo hace referencia a un informe que confirma la información y a diferentes pruebas que constatan la relación que se afirma: AMEN-SD tiene con el narcotráfico:

 

"...varios encuentros y filmaciones de integrantes de Los Mellos con miembros de la organización Archipielago Movement for Ethnic Native Self Determination (AMEN-SD), que ha promovido la idea de la independencia de San Andrés como estado soberano asociado a Colombia.

La inquietud mayúscula que tienen las autoridades ahora se concentra en establecer si el narcotráfico logró infiltrar esta organización del pueblo Raizal --de la cual hacen parte 6.000 personas y que lucha por los derechos de los nativos--, o si estos "encuentros" --y las filmaciones de estos "encuentros"-- son fortuitos" El espectador 22 de diciembre 2007.

 

A raíz de este artículo se suscitaron diversas opiniones del pueblo raizal, en donde los raizales dicen que esto es una mala jugada que el gobierno está haciendo para ensuciar la imagen de este movimiento, en este sentido Indymedia, en su publicación virtual, indymedia.org reprodujo el articulo escrito por El Espectador e hizo un comentario de introducción al mismo que dice:

 

"La siguiente crónica periodística no hace otra cosa que develar la existencia de un plan sistemático, fríamente calculado desde las altas instancias del Gobierno de Colombia, para desprestigiar a las organizaciones étnicas que buscan la libre determinación del pueblo indígena Raizal del Archipiélago, principalmente de Archipielago Movement for Ethnic Native Self Determination (AMEN-SD) y generar de esta manera una atmósfera que propicie la persecución, el aislamiento y hasta el aniquilamiento de los líderes Raizales independentistas. El plan que busca perversamente asociar el interés de los narcotraficantes con el de las organizaciones del pueblo Raizal más militantes, si bien ha sido remozado y actualizado no es nada novedoso ya que fue diseñado desde principios de la década de los años setenta del siglo pasado con el firme propósito de socavar, a través de diferentes medios, el sentimiento de autodeterminación del pueblo Raizal. De la lectura del artículo no es difícil colegir que se vienen tiempos bastante difíciles para el trabajo político y reivindicativo de AMEN-SD y demás organizaciones del pueblo Raizal. Lo sucedido a mediados de la década del siglo pasado con el movimiento independentista liderado por Marcos Archbold Britton, que fue sofocado con el uso combinado de diferentes estrategias de guerra psicológica y de baja intensidad, es apenas una muestra de lo que puede llegar a suceder y que, de hecho, ya está sucediendo. Las organizaciones de derechos humanos deben estar muy atentas a la evolución de estos acontecimientos."

 

La reacción de AMEN-SD tampoco se hizo esperar y en una carta enviada al periódico y al gobierno nacional la semana siguiente a la publicación del artículo, el movimiento hizo referencia al texto y afirmó que lo dicho en el periódico es perjudicial para el pueblo raizal y el movimiento:

 

"El día sábado 22 de diciembre del presente año El Espectador, publicó bajo su columna de ‘Redacción Judicial' una crónica con el título de: "Rastreo a Protestas Raizales", la cual, sería casi risible, si no fuera por la seriedad de los actos y procedimientos extremos a donde puede llegar el Estado de Colombia con sus pronunciamientos calumniosos en contra del Pueblo Raizal, tratando así de minimizar y perjudicar nuestro legítimo derecho a demandar la libre determinación" AMEN-SD.

 

La carta puntualiza que el artículo publicado sataniza el movimiento y los sitúa como "carga-ladrillos de la mafia colombiana". AMEN-SD aclara que "es un movimiento cívico basado en tres principios 1. La autodeterminación. 2. El Desarrollo Sostenible. 3. La Reparación. Ellas son el norte y la guía tanto del movimiento como del Pueblo Raizal". Igualmente dice que en San Andrés durante mucho tiempo se ha vivido el abandono por parte del gobierno y estas acusaciones son la forma en la que el gobierno demuestra su oposición a la idea de que la isla sea un estado soberano asociado a Colombia.

 

La carta deja claro que Archipiélago Movement for Ethnic Native Self-Determination no tiene ningún vínculo con el narcotráfico y que el movimiento está dispuesto a ver las pruebas de las que se habla para constatar la veracidad de los hechos:

 

"De manera muy comedida, solicitamos a El Espectador presentarnos las pruebas en que sustenta su publicación tan ofensiva o en su defecto rectificación de algo que es falso y perjudicial para los dirigentes y el Pueblo Raizal en General, porque no tenemos nada en absoluto que ver con los narcotraficantes ni sus dineros, como aparentemente lo tienen aquellos que nos acusan" AMEN-SD - (Archipelago Movement for Ethnic Native Self-Determination.)

 

Es claro que la lucha que ha ejercido el movimiento por el pueblo raizal no se debe dejar de lado y todas las acusaciones hechas al respecto deben ser revisadas para no afectar la soberanía de un movimiento que ha trabajado por los derechos de un pueblo que en Colombia no ha tenido reconocimiento.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar